Ir al contenido principal

A propósito de claustros

"A propósito de Henry" es una película de 1991, donde el protagonista, interpretado por Harrison Ford, es un abogado de gran éxito y pocos escrúpulos, que tras recibir un balazo en la cabeza, sufre amnesia y ha de aprenderlo todo de nuevo, y al hacerlo, recupera su familia, y su honestidad.

Hace unas semanas, durante un claustro, esta película me vino a la memoria.

El claustro comenzó con un análisis estadístico de resultados, con gráficos y comparativas por cursos y materias, explicado punto por punto por el director del centro, incluso con comparativas con otros centros de nuestro entorno o nivel.


Se analizaba todo, me pareció entonces, como se haría en un consejo de administración de una empresa, comparando sus resultados con los de la competencia, como si nuestros alumnos fueran productos fabricados o por vender.

A continuación, el inspector, que vino acompañado de una asesor del CEP que no llegó finalmente a intervenir nos explicó como diseñar lo que ahora se llaman "unidades de aprendizaje", que antes fueron "unidades didácticas", y antes, "lecciones". Ponerles un "título motivador", temporalizarlas precisamente, incluir contextualización, recursos, situaciones de aprendizaje e impartirlas en tiempo y fecha concretos parecían ser factores de éxito, y programar bien, parecía deducirse, era una característica clave de un buen profesional.

De la unión de ambas intervenciones podría establecerse una relación y concluir que unas "unidades de aprendizaje" perfectas nos iban a llevar sin duda alguna a unos resultados educativos mejores.

¿Y el profesorado?, pues, sentado más o menos como en el dibujo, intervino poco o nada, algunas reticencias fueron acalladas con menciones a horarios, ventajas o desventajas y alusiones a casos poco concretos y comparaciones con otras situaciones.

Ese día, creo recordar, se cerraron las canchas de nuestro centro por obras de reparación tras las lluvias. Los alumnos iban a pasar semanas sin jugar en las canchas ni en recreos ni en las clases de educación física.

Recordé entonces la película y pensé… 
¿Cuándo convertimos los claustros en consejos de administración? 
¿Cuándo empezamos a ver a nuestros alumnos como cifras, porcentajes o barras en un gráfico?
¿Cuándo nos olvidamos que tienen que comer, correr, aburrirse, hablar, quererse?
¿Cuándo olvidamos que cada uno es diferente, y tiene un ritmo de aprendizaje distinto?
¿Cuándo empezamos a desentendernos de los debates educativos o de coordinarnos con otros?
¿Cuándo, buscando el éxito o la aprobación ajena, dejamos de ser humanos, de trabajar con personas?

Pues no, siento decirlo, dos diferencias más dos diferencias no suman cuatro en educación, no hay fórmula ni "unidades de aprendizaje" mágicas que mejoren el aprendizaje, no todo se mejora con papeles, criterios y estándares, no hay un solo traje en educación, y menos aún en las asignaturas que imparto, que hacen de la variedad, la libertad y la creación una bandera.

Lo único que funciona en educación es justo lo que nos está faltando: tiempo y dedicación. Poco se aprende en dos horas semanales. Poco se coordina en una hora de reunión. Poco se crea en un mundo de gráficos de barras. Podemos medirlo todo, compararlo todo, y hacerlo mal, muy mal.

Al salir de aquel claustro, con aquel Henry en mi cabeza, sin hablar, recordé mis primeros claustros, allá por 1989, que duraban horas en debates y réplicas, donde se votaba casi todo, y donde a veces hasta se reflexionaba, se compartían propuestas e incluso, creo recordar, quizás porque eran los primeros, al salir yo había aprendido o sabía algo más que cuando entré, e incluso nos quedaba tiempo, fíjense, a charlar a la salida.

Termino con un enlace a una historia que encontré hoy, apenas 350 palabras, que me lleva a recordar porqué alguna vez he comparado la Educación con la Agricultura,  "El jardín de Stenhouse".





Comentarios

Toni Solano ha dicho que…
Te entiendo porque ahora soy víctima en primera línea de estadísticas y evaluaciones. Es cierto que los planes de mejora solo se pueden evaluar mediante indicadores, pero ¿cómo medir la felicidad o el bienestar del alumnado? Muchos seguirán sin aprobar y sin titular, pero seguramente hemos hecho un gran esfuerzo por mejorar la convivencia: ¿en qué casilla metemos esto? Es más ¿a alguien le importa?
Gracias, Pedro, por poner siempre el dedo en la llaga.

Entradas populares de este blog

27 opciones para crear avatares online

Buscando opciones que permitiesen "potachovizar" o "primaverizar" online… (adelanto que no encontré ninguna, me temo que tendría que aprender a programar en Flash o HTML5 para conseguirlo) encontré sin embargo muchas opciones para elaborar avatares online, que he dividido en cuatro categorías y que paso a compartir.
Muchas de estas webs que menciono requieren registrarse en ellas para seguir todo el proceso de creación del avatar. No en todos los casos lo he hecho, por lo que los resultados finales sólo los apreciarán quienes hagan eso. Saben que, como en casi todo, la práctica nos permite aprender y decidir mejor.
Para quienes tengan prisa, resumo aquí los 27 recursos con sus enlaces a sus webs. A continuación los desarrollaré un poquito y los ilustraré con una captura de pantalla: 1. Avatares gráficos (13): DoppleMe, Zwinky, Otaku Avatar Maker, Portrait Illustration Maker, Portrait Mail, Digibody Caricature Maker, Picasso Head, Create Your Simpsons Avatar, SP-Studi…

El Día de los Finados en Canarias

Hace dos años escribí un post, "Noche de difuntos y no el jalouiin de las ... narices"
y antes, "Pedagogía de la muerte ¿otra asignatura pendiente?"

Es posible que ya haya escrito todo lo que soy capaz de escribir sobre este tema, pero esta semana, mi hija, a un par de semanas de cumplir 8 años me pidió que le buscara información sobre "el día de los finados" para llevarlo a su clase.

Rescaté un viejo texto que usaba en clase, escrito hace ya hace unos años, partiendo de datos que encontré y de otros que me proporcionó mi compañera de Filosofía, Soraya Betancor. Lo comparto aquí, y la imagen-poster que le dí a mi hija para clase:

.................................................................................

EL DÍA DE LOS FINADOS

Hoy, hay gente que le llama "Halloween", que en inglés es una contracción de "All Hallows Eve", o Víspera de Todos los Santos, pero este día ya se celebraba en Canarias como el día de los finados o "finaos&q…

"10 Lecciones que las Artes enseñan", por Elliot Eisner

“ Diez lecciones que las Artes enseñan “ por Elliot Eisner
1. Las Artes enseñan a los niños a tomar buenas decisiones sobre relaciones cualitativas. A diferencia de la mayor parte del currículum en el que las respuestas correctas y reglas prevalecen, en las Artes el juicio y opinión prevalecen sobre las reglas.
2. Las Artes enseñan a los niños que los problemas pueden tener más de una solución y que las preguntas pueden tener más de una respuesta.
3. Las Artes muestran múltiples perspectivas. Una de sus grandes lecciones es que hay muchas maneras de ver e interpretar el mundo.
4. Las Artes enseñan a los niños que en las complejas formas de resolver problemas rara vez hay una única solución, sino que cambian según las circunstancias y la oportunidad. El aprendizaje de las Artes requiere la capacidad y la voluntad de entregarse a las inesperadas posibilidades del trabajo que desarrollan.
5. Las Artes hacen visible el hecho de que ni las palabras en su forma literal ni los números nos muestran t…