Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2008

C.I.O., blogs y astenia invernal

Como si de un gran atracón se tratase, comienza uno el año empachado de noticias, la mayoría malas, y mientras nuestrXs políticXs afinan lápices y agendas para su oposición cuatrianual, no parece augurarse un buen año para este bisiesto 2008, que pudiera ser el del cinturón muy apretado.

( Tomo de Yolanda jb, del CIO, la X mayúscula para ambos géneros, en lugar de la arroba, mientras nuestros "ágiles" y sesudXs académicXs adoptan un plural común (¿en e, p.ej.?).

Menos mal que me quedan algunos blogs educativos que, aunque algunXs andan algo desmoralizadillos este mes, aún me aportan grandes cosas (algún día les pondré mi lista "secreta", que parcialmente ya conocen) y entre ellos está el C.I.O.
¿Y qué es el C.I.O?
Es el "Claustro Ideal Oficial", una iniciativa surgida en torno a las personas que intervienen en el blog "Iguales en las tres mil" . Allí está ahora precisamente la sede del quinto CIO, que va cambiando de blog en blog tratando distintos …

15 segundos

15 segundos es lo que tarda en cambiar de verde a rojo para los peatones los semáforos que habitualmente cruzo para llevar a mis hijos al colegio, para ir a mi trabajo, o para cruzar una calle que merezca un semáforo.

15 segundos para saltar un bordillo, cruzar unos quince metros y llegar sanos y salvos al otro lado. Y si no lo conseguimos, deberemos esperar unos 80 segundos hasta el próximo intento.

15 segundos de espera para una interminable fila de impacientes automovilistas, generalmente solitarios, a veces padres como yo, pero motorizados, atentos al cambio de luces del semáforo, generalmente irritados o apresurados.

Si yo fuese un velocista, seguramente sería capaz de cruzar esa distancia 10 veces, pero no le pidan eso a un cuarentón, yendo de la mano con dos niños de 4 y 6 años, no le pidan eso a una señora con un bebé en su carrito, a una persona en silla de ruedas o a una anciana.

Hace muchos años leí "La Carta de Atenas" de Le Corbusier. Aún tengo ese libro, con sus ho…